Para la teología cristiana la mansedumbre es una virtud del espíritu. El término proviene del latín mansuetūdo y significa condición de manso.

En Carta del Apóstol San Pablo a los Efesios (4:2) leemos: "Con toda humildad, mansedumbre y paciencia, soportándonos unos a otros por amor."

Y es, también, “una forma de templanza que evita todo movimiento desordenado de resentimiento por el comportamiento de otro.” (corazones.org)...

(Para ver nota, click con el mouse en el número de nota deseada)

 
 


 
 
     
 
     
 
     


Para comunicarte:
 




www.noticiabuena.com.ar Óptima visualización en 1024x798 Explorer x.
2009-2011 www.marcelovillegas.com.ar