Acerca del payador Martín Castro.

La injusticia, como el amor no correspondido, suele generar cantos. Cantos que, en la pluma y en la voz del payador Martín Castro, combativo y luchador, con decidida inclinación libertaria, han sido siempre de ideas y de rebelión contra las injusticias sociales.

Los versos de Martín Castro no se quedaron sólo en rimas, sino que fueron más allá, poniendo siempre el acento en la idea que expresaban. Anarquista a su manera, sin militancia política, su pacífica pero crítica actitud, con la que defendía al pobre y al obrero, le valió, muchas veces, cárcel y persecuciones por no caerle bien a más de un caudillo de turno.

Como él mismo nos contaba cuando lo visitamos en su casa de la calle Muñoz 387, en Ciudadela, en septiembre de 1968, no tuvo otra escuela que la vida: “Yo no he tenido colegio/ nadie me enseñó a cantar/ todo lo traje en el alma desde el vientre maternal”.

Esa falta de “escuela” no le impidió ver con claridad cuál era su lugar en el mundo y para quién era su canto: “Ven guitarra libertaria/ libertaria y redentora/ del que sufre y del que llora/ del delincuente y del paria/ tu acorde no es la plegaria/ del servilismo indecente/ el bardo altivo y valiente/ cuando te pulsa en sus manos/ ante todos los tiranos/ sabe atacarlos de frente”.

Uno de sus poemas más recordados es, sin dudas, “El huérfano”, escrito en 1902.

Nació en Merlo el 16 de febrero de 1882 y falleció en Ciudadela el 7 de abril de 1971 , donde vivió durante casi 50 años.


Audio: "EL HUÉRFANO", del payador Martín Castro, cantado por Alberto Castillo.
(Click con el mouse en el triángulo de play).




 
 
 
 

             
 
Inicio