Cadícamo en mi álbum de fotos...


Nos conocimos a fines del ‘76, cuando ambos integramos una mesa redonda sobre “Lunfardo y Medicina”, en el salón auditorium del Hospital Fernández. Desde entonces, mucho me honró con su amistad y con estos versos:

HERMANO TORDO
(Con admiración a mi gomía, el Dr. Luis Alposta).


Pedigré de Luis Alposta:
Galeno, escritor y bardo;
un buen hijo de "Lunfardo"
y de "Corrientes angosta".

Del tango, gran camarada,
y sobre el pucho -lo digo-
desinteresado amigo,
capaz de cualquier gauchada.

Ocupa silla eminente
en la Academia ruflera,
y en cultura arrabalera
"10 puntos"... sobresaliente.

Buscón de la consonante...
si probarlo es necesario,
pelando su recetario
se faja una letra rante.

Escuchame Hermano Tordo:
a retóricos, ni bola,
y a los puristas sabiolas
ni la hora... hacete el sordo.

ENRIQUE CADÍCAMO
Mar del Plata, diciembre de 1982.

...y en mi recuerdo...

A ENRIQUE CADÍCAMO

El único entre todos,
y eso en todos los tiempos,
que desgranando tangos
su siglo caminó.

Nació en el novecientos
y un cielo generoso
le concedió el talento
y el celeste a sus ojos.

Poeta en cualquier parte.
De La Real de amigos
y el bodegón oscuro
al Café de París.

El que entre versos rantes
de una fina atorrancia,
le cantó a los adioses
con un dejo de spleen.

Un lírico shusheta
que debutó ganando,
como Gardel le dijo
y no se equivocó.

La belle epoque nochera
lo tuvo por rapsoda
y él hilvanaba tangos
que el pueblo le cantó.

Poeta en cualquier parte.
De Pompas a Nostalgias,
de Desvelo a Garúa,
del priorato al champán.

El que entre versos rantes
de una fina atorrancia,
la peina de cabeza
y deja su gotán.


Letra: Luis Alposta.
Música y Canto: Aldo Videla


15 / VII / 97


Video:




 
 
 
 

             
 
Inicio