Acerca de Celia Gámez

Fue el 12 de noviembre de 1984, en Madrid, en el teatro La Latina. Y allí estaba ella: ¡Celia Gámez! La porteña más mimada en España. La de los chotis, que ella cantaba e interpretaba como nadie: Tabaco y cerillas, Las taquimecas, La Lola y tantos otros. La que, sin perder el acento porteño, supo convertirse en una de las más populares intérpretes del alma de Madrid. La que, a poco de debutar en el teatro Romea de la calle de Carretas, cantó junto a Carlos Gardel y, desde entonces, supo del éxito constante a lo largo de toda su vida artística.

Aquella noche de 1984, después de un largo retiro, la vimos reaparecer en un espectáculo titulado Nostalgia. Fue Sara Montiel quien la contrató junto a Olga Guillot y a Manolo Otero.

Recuerdo que ese día remató la función cantando dos tangos que había grabado y popularizado en la década del veinte. A media luz -con el que, se dice, “embobaba” a Alfonso XIII- y Araca corazón.

Se estaba despidiendo de España.

Poco tiempo después, decidió fijar definitivamente su residencia en Buenos Aires -ciudad en la que nació- y pasar los últimos años de su vida con su familia. Falleció a los 87 años. Pero ni la muerte quiso apagar el fulgor de una estrella que, todavía, es capaz de deslumbrarnos con lo mejor de su legado: sus canciones y su recuerdo.

Fue el 12 de noviembre de 1984, en Madrid, en el teatro La Latina -Vicky y yo recién nos habíamos casado-, que nos cantó a capela en su camerino los primeros versos de Bandoneón arrabalero.



 
Audio: "Bandoneón arrabalero"- tango de Pascual Contursi y Juan Bautista Deambrogio (Bachicha) -
Canta Celia Gámez.


(Click con el mouse en el triángulo de play)


 


 
 
 
 

             
 
Inicio